Forra un tubo de cartón de cocina con cartulina de color y coloca en sus extremos una tira delgada de fieltro.