La imaginación lo puede todo, incluso diseñar juguetes caseros de menor tamaño pero igual de entretenidos. A tus hijos les resultará muy fácil hacer títeres de dedo con fieltro. Observa.