Parece difícil, pero con un poquito de imaginación y “arte” puedes conseguir, con muy poco esfuerzo, que tu bebé sea un árbol de Navidad precioso.